Carreño

Alcaldía: Dª. Amelia Fernández López
Capital: Candás
Domicilio Social: c/ Santa Eulalia 1-3 33430 CANDÁS
Población Año 2015: 10.704 habitantes.
Teléfono: 985870205
Fax: 985884711
Página Webwww.ayto-carreno.es

carrenio

Carreño está situado en el centro de la zona costera de Asturias, tiene una superficie de 150 kilómetros cuadrados y se encuentra limitado por Corvera al oeste, con Gozón y el mar Cantábrico al norte, con el mar Cantábrico y Gijón al este, y con Gijón de nuevo al sur.

Su capital es la villa de Candás y sus núcleos más poblados son: la villa de Candás, La Granda, La Matiella, Rebollada y Fondo.

Este concejo no tiene grandes alturas, su cota máxima está en la Sierra Areo al sur con una altura de 264 metros, algunos accidentes litorales de Carreño son el cabo de San Antonio y las puntas de Pico de Castiello y El Cuerno. De sus ensenadas cabe destacar las del puerto de Candás, la de Xivares y Peran. Entre las lomas se disponen cinco hermosos valles, tomando todos ellos dirección este-oeste.

La vegetación más abundante en todo el concejo es el eucalipto, aunque también hay castaños y robles. Hay abundancia de manzana, de sus pomaradas sale una manzana muy apropiada para la sidra. Este concejo también tiene una rica variedad de animales como raposos, nutrias, tejones, martas y unas 180 especies diferentes de aves marinas y migratorias.

Es la villa de Candás donde el papel del turismo juega gran importancia.

Su trazado urbano es irregular y desordenado, debido al crecimiento de los años sesenta y setenta. En la playa destacan dos formas rocosas Peña Fusada y La Farola, que fue el faro de vigía de los barcos de pesca.

Tiene gran cantidad de edificios religiosos y civiles, entre los que destacaremos: la parroquia de San Félix que alberga la imagen del Cristo de Candás y la ermita de San Antonio del siglo XVI. Entre las construcciones civiles destacan, el palacio Muñiz Carreño, las casa de Estrada Mora y la de Cuervo Arango, el teatro Prendes y el Museo Antón con obras del escultor candasino Antonio Rodríguez García.

Ha sido un concejo que ha experimentado diferentes cambios, así mientras el concejo en sí no hace más que ir perdiendo población, su capital Candás presenta la situación inversa, con un aumento progresivo de ella. En el censo de 1996, Carreño tenia una población censada de 6.370 habitantes, pudiendo observando que hasta 1981 el concejo de Carreño no hace más que aumentar su población hasta los 12.000 habitantes, momento en el cual la situación cambia de rumbo empezando a decaer la cifra poblacional.

El crecimiento de su capital no ha valido para paliar las negativas consecuencias de la emigración de la población más joven, residente en las áreas rurales, lo que origina que su estructura demográfica sea una de las más envejecidas de Asturias.

Esta población joven emigra en el último tercio del siglo XIX, teniendo especial predilección por Cuba y luego México, Argentina, Venezuela y Estados Unidos. Tuvo mucha menor incidencia la emigración hacia países europeos.

Los primeros restos humanos tienen una antigüedad de 100.000 años, encontrados en la cercana ensenada de Bañugues en el concejo de Gozón. Del Paleolítico Superior hay restos cerca de Perlora en la Cueva Oscura, de la que se hizo un estudio que ofreció materiales de la época solutrense y magdaleniense.

De la Época Megalítica, se encuentran restos en El Monte Areo, y restos tumulares que tienen una edad cronológica del 3.000 antes de Cristo, con gran cantidad de restos fúnebres.

En la Edad de Bronce, se encontraron dos hachas, una procedente de Perlora y otra en el castro de la Barrera, este último de la cultura castreña, ya que a título orientativo se cree que por esta zona habitaba el pueblo Astur.

De la Época de la romanización, hay pocos restos. Únicamente los localizados en Coyanca y varias decenas de monedas de las que sólo se conservan siete áureos acuñados y la torre de Yabio de dudosa arquitectura romana, son todos los restos encontrados.

No se vuelve a tener información hasta los siglos posteriores.

En la Edad Media, el concejo de Carreño perteneció a las tierras de Gauzon y después se integró en el alfoz de Avilés, pero no fue hasta el siglo XIII, cuando el concejo de Carreño fue reconocido como territorio autónomo y dotado de una puebla. Esta autonomía no duraría mucho pues Fernando IV, otorga al concejo de Avilés una serie de tierras entre las que estaban las de Carreño incluidas, siendo su capacidad limitada frente a las decisiones de Avilés.

Sí hay que decir, que Carreño fue siempre de realengo, sin dependencia de señoríos y estuvo representado en las Juntas Generales del Principado desde los siglos XIV y XV, estando integrado en el partido llamado de Avilés, aunque esto no quiere decir que en sus tierras no existiera aristocracia regional o local.

En los siglos XV y XVI, la villa de Candás ya tiene un reconocido trafico portuario y pesquero, así en el siglo XVI, se hacen las reformas del puerto en el que participa Juan Cerecedo, maestro de obras de la Catedral de Oviedo. En el XVII, ya la villa de Candás empieza a ser un núcleo de población destacado, contando con un maestro, un cirujano, etc.

No es hasta el siglo XVII, cuando consigue su emancipación definitiva del alfoz avilesino, comprando el concejo de Carreño a la abadía de Santa María de Arbas del Puerto, su coto de Overiz, convirtiéndose en un municipio autónomo y unificado tal como lo conocemos hoy en día.

En el siglo XVIII, hay una gran actividad portuaria de astilleros para la construcción y reparación de barcos. Hay que tener en cuenta que Candás era un importante puerto pesquero. En la falda del monte San Sebastián, estaba la fabrica con las calderas para derretir la grasa de las ballenas. En este siglo se fundan las cofradías de pescadores de Nuestra Señora del Carmen y las Ánimas del Purgatorio. Se hacen nuevos arreglos en el puerto y se instalan los cañones en el promontorio de San Antonio para la defensa de la villa. En este siglo es cuando todas las funciones administrativas se centralizan en las casas consistoriales de Candás.

En el siglo XIX, con la guerra de la Independencia, Carreño contribuirá con un regimiento de Candás y Luanco, pero con la derrota del puente de San Sebastián de Avilés, caerá toda esta zona. Desde entonces su población padecerá expolios y padecimientos, hasta el final de la invasión. Durante el trienio liberal el concejo se disgregara en tres concejos, con capitales en Candás, Guimaran y Tamón, aunque esta situación no duró mucho tiempo.

La última parte del siglo XIX y el comienzo del XX, traerá un periodo de profundas transformaciones. Se abren varias minas de hierro, numerosas industrias conserveras, la fabrica de productos químicos de Aboñu o la inauguración de la línea de ferrocarril. En la guerra civil no tuvo un papel protagonista, todo el territorio cayó en bloque en manos del bando nacional. Tras la guerra, Carreño culmina el proceso de transformación, convirtiéndose en uno de los concejos con mayor concentración industrial, pero hay que destacar la progresiva crisis en los últimos decenios, tanto del sector pesquero como del industrial.

Este concejo tiene un gran legado arquitectónico que iremos detallando a continuación.

La iglesia de San Félix, construida por Fruela II, de su primera estructura queda la zona de la cabecera detrás del retablo barroco y el muro occidental, donde se abre una ventana con arco de medio punto. El resto son de diferentes construcciones, como los cubos de la escalera de caracol que son medievales, o el retablo del Cristo que es barroco. El templo actual es neobarroco, destaca la monumental fachada, rematada por un frontón y dos torres laterales.

La iglesia de Santa María de Logrezana, de su primitiva construcción románica sólo conserva la portada occidental y una ventana en el muro sur. La espadaña presenta un perfil medieval pero es difícil de datar su construcción. Todo el templo se reedifica a finales del siglo XIX.

La iglesia de Santa María de Piedeloro, es Monumento Histórico Artístico del siglo XIII, y es de estilo románico tardío. La iglesia es de una sola nave y planta rectangular. Está realizada en mampostería y sillares en las esquinas. Los muros están reforzados con contrafuertes y con pequeñas saeteras que es lo que reparte luz a la iglesia. En su origen la iglesia tenia tres portadas, la norte, la sur y la oeste. La norte, está tapiada. La sur está formada por dos arquivoltas que carecen de decoración. Y la que mayor interés destaca, es la portada occidental que es abocinada con tres arquivoltas de medio punto rodeados por una chambrana. El edificio es una mezcla de diferentes estilos así en el XVII, se volvieron a cubrir las naves y en el XVIII se agrega la sacristía y el pórtico. Su última restauración fue realizada en 1986.

La iglesia parroquial de Ambas es del siglo XVIII, el edificio fue remodelado después de la guerra civil, haciendo una iglesia de líneas sencillas. Su estructura es la de nave única, cabecera cuadrada, sacristía y pórtico con columnas. Se caracteriza por la carencia de decoración.

La ermita de San Antonio del siglo XVI, fue costeada por el pueblo de Candás por salir del azote de la peste. Es una construcción sencilla en mampostería con nave única y cabecera. A la platea se accede por un arco de triunfo.

El palacio de Estrada Mora del siglo XVIII, es sencillo, destacando los sillares labrados en las esquinas y en los vanos. Carece de detalles ornamentales. El palacio tiene alrededor un parque con esculturas contemporáneas.

La torre de Prendes, tiene una situación estratégica de los siglos XIV y XV. Es una tosca construcción cuadrada, construida en sillarejo. En la fachada meridional sobre una puerta ojival hay una ventana, las otras fachadas disponen de saeteras.

El centro de Agricultores de Carreño, construido a principios del siglo XX, tiene un estilo típico de la arquitectura industrial. Es un edificio de dos plantas, la baja con tres puertas destinada al uso agrícola y la superior destinada para juntas y reuniones con amplias ventanas. Para su construcción se utiliza la piedra artificial y para su decoración la cerámica esmaltada. Fue una obra costeada por las familias indianas.

Las más afamadas son.

El Santísimo Cristo de Candás se celebra en septiembre. La leyenda dice que un pescador encontró la imagen en el mar. El día 14 tiene lugar la Alborada con diversos actos como la ofrenda floral y la participación de grupos folclóricos. En esta semana del Cristo hay las famosas corridas de toros en la playa.

Tiene gran tradición la Semana Santa candansina, cuyos puntos centrales son el Canto de la Salve Marinera y la procesión del Encuentro.

Otras fiestas son el 25 de julio Santiago en Albandi, el 6 de agosto en Perlora el Salvador, y el 14 de septiembre la Virgen de los Remedios, patrona de Carreño, en Guimarán.

Carreno_EscudoA diferencia de otros concejos el ayuntamiento solicita al Gobernador Civil de la Provincia, concesión para poder usar y timbrar sus comunicaciones oficiales con un sello. Autorización obtenida en 1.866.

El concejo empleara como armas, las propias de linaje de igual nombre, originarios del concejo de Candas.

Su escudo es.

Un águila de oro con las patas apoyadas en dos ruedas de carro, en eje dos flores de lis.

La bordura tiene ocho aspas de oro.

Al timbre, corona real, cerrada.

Gran ATLAS del Principado de Asturias.
Ediciones: Nobel S.A.

Asturias a través de sus concejos.
Ediciones: Prensa Asturiana S.A.

Heráldica Institucional y Vexilología del Principado de Asturias.
Ediciones: Principado de Asturias.
Autor: Eduardo Panizo Gómez.

.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies