Soto del Barco

Alcaldía: D. Jaime José Menéndez Corrales
Capital: Soto del Barco
Domicilio Social: Plaza de Herminio de la Noval, 1 33126 Soto
Población Año 2018: 3.887  habitantes.
Teléfono: 985588013
Fax: 985588382
Página Webwww.sotodelbarco.com

ayto_sotodelbarco

Soto del Barco es un pequeño concejo costero asturiano situado en la margen derecha de la desembocadura del río Nalón, y que forma parte de la mancomunidad de las Cinco Villas. Limita al norte con el mar Cantábrico, al sur con los concejos de Candamo y Pravia, al este con Castrillón y al oeste con el río Nalón que hace de límite con Pravia y Muros del Nalón. Comprende una extensión total de 40,23 km2 y la mayor parte de la población se concentra en las localidades de La Arena y la capital, Soto del Barco. Debe su nombre a una antigua embarcación utilizada para comunicar en tiempos pasados las dos orillas antes de que se construyese puente alguno que comunicara las dos orillas de la ría.

Geológicamente hablando, el terreno de Soto del Barco pertenece en su mayor parte al devoniano, con abundancia de calizas mezcladas con distintos materiales como las arcillas, dándose esta situación sobre todo en su parte más occidental. En las zonas próximas a la desembocadura, el río padece las fuertes mareas de la mar, presentando éste un curso mucho más lento que en otras partes de su recorrido.

Desde el punto de vista orográfico, Soto se caracteriza por la suavidad de su relieve, no mostrando grandes elevaciones ni pendientes de mención. Pertenece la casi totalidad del territorio a una superficie plana y lisa conocida como rasa que se da sobre una altura aproximada de cien metros y perdiendo tal condición en su parte meridional, donde podemos encontrar elevaciones algo más pronunciadas como las de la Sierra de Mafalla, en el linde con Candamo, y la de Fontebona en su límite con Pravia. Es en ésta donde se halla la máxima altura del concejo con los 467 metros del alto de la Corona. Su franja costera está ocupada por el arenal de los quebrantos y por un abrupto acantilado rocoso. La orilla derecha del Nalón es mucho más suave y menos empinada que su parte occidental, situándose en ella los dos núcleos de población más importantes del municipio, Soto del Barco y San Juan de la Arena.

El principal accidente fluvial, como ya se puede suponer, es el río Nalón, que forma desembocadura en la parte occidental del concejo. En estos últimos tramos de su salida al mar desarrolla unos meandros en forma de zig-zag entre aluviones que colmatan la superficie lisa del antiguo estuario formando algunos islotes como el de Arcubín. Al Nalón fluyen aguas de diversos arroyos y riachuelos procedentes de las sierras de Mafalla y Fontebona. Otro río que discurre por el concejo y desemboca directamente al mar es el de la Ferrería.

Su clima es, al igual que toda la franja litoral cantábrica, suave, templado y húmedo, presentando una temperatura media de 9ºC en invierno y 17ºC en su época estival. Una de las mayores singularidades que presenta el tiempo en el concejo, es la presencia de Brumas marinas, favorecidas por el anfiteatro de tierras altas.

De su vegetación hay que indicar que el concejo presenta una abundancia de plantas determinada por causas muy diversas como las corrientes marítimas, la humedad en el ambiente, muy favorable para la presencia de plantas inferiores, así como la corriente del río que transporta semillas de vegetales de las montañas.

Su vida animal no presenta muchas particularidades, siendo lo más destacable la fauna del río y de mar donde podemos encontrar diversas especies como truchas, anguilas, lampreas y quizás lo que más caracterizó al concejo, aunque cada vez en menor cantidad, y que es la presencia de angula.

La capital del concejo recibe el mismo nombre que él, es decir, Soto del Barco. Está situada en una llanura de la margen derecha del río Nalón, mucho más suave y menos escabrosa que la izquierda. Ha sido la única parroquia de todo el municipio que ha ganado población con relación a las otras y en ella se pueden observar numerosas muestras del poder indiano. Hoy en día se encuentra localizada en el centro de un importante nudo de comunicaciones que enlaza la N-632 (Ribadesella-Canero) con al zona interior a través de la regional AS-16 (Soto del Barco-Cornellana).

La población actual del concejo, nos muestra una cifra ligeramente mayor que a comienzos del siglo pasado, pero en el que podemos distinguir dos etapas claramente diferenciadas. Una de ellas que tiene lugar entre comienzos de la centuria pasada y la década de los 60, con un breve paréntesis producido por la guerra civil, y que se caracteriza por un aumento escalonado y sostenido de la población como consecuencia del buen momento de la industria conservera y pesquera. Y otra etapa que corresponde al tramo comprendido entre dicha fecha y el momento actual, en el que se produce una disminución en el número de habitantes como consecuencia de la crisis de los sectores anteriormente comentados y sobre todo a la huida de mano de obra a la incipiente y cercana industria avilesina. Así todo y después de comentado estas circunstancias, hay que decir que no todas las parroquias sufrieron el mismo efecto negativo, pues la de Soto del Barco en contra de las otras tres (Riberas, Corrada y Ranón), gana efectivos. Idéntica situación se produce en los núcleos más poblados, ganado habitantes la capital Soto y perdiendo un cuarto de su población La Arena, núcleo principal de población. Otro de los fenómenos demográficos del concejo de Soto ha sido la emigración, presentando el municipio una de las mayores proporciones de población hacia las Américas de toda la zona central de la región. Estos movimientos tuvieron su repercusión en el concejo, gracias a las mejoras agropecuarias y de servicio que se dieron con el reingreso de capitales producidos por las personas inmigrantes.

Respecto a la actividad económica del municipio, hay que comentar que el sector terciario ha ido poco a poco convirtiéndose en el que mayor número de empleos genera, quitándole protagonismo a la actividad agropecuaria, motor de la economía local durante un largo periodo de tiempo. De este modo comentaremos que el sector primario representa a un total del 19,98% de la población activa. El ganado bovino es el que tiene mayor representación en las explotaciones agroganaderas, presentando éstas una orientación principalmente destinada a la producción láctea. De su actividad pesquera diremos que se da en el puerto de La Arena donde sigue teniendo importancia, aunque cada vez en mucha menor cantidad, la captura de la angula.

El sector secundario industrial representa al 38,53% de los empleos locales, siendo las industrias transformadoras de metales las que mayor número de empleos generaban, localizándose las empresas en la zona del Alto del Praviano. La construcción, a su vez, tiene cada día más representación.

Del sector terciario, como ya dijimos líneas atrás, hay que resaltar que es el de mayor representación del municipio, generando una cifra total del 41,49% de los empleos. La mayor parte de éstos se dan en ramas como la hostelería y el comercio, que han tenido un gran apogeo durante los últimos tiempos. San Juan de la Arena es el principal centro de servicios del concejo, teniendo importancia también la capital.

De la ocupación del territorio durante tiempos prehistóricos, no se han podido encontrar elementos que nos muestren claramente colonización de las tierras, aunque han sido hallados diversos útiles de piedra que se cree guardan relación con épocas muy antiguas.

De la época de la colonización romana sí que se pueden extraer datos concretos, hallándose en el territorio de Soto diversas monedas, cerámicas, medallas y otros restos arqueológicos. También se tiene constancia de que se construyó una fortaleza en la zona del Castillo de San Martín, lugar estratégico que servía para vigilar y defender el territorio de las incursiones por el Nalón de tropas enemigas. El castillo tal como se conoce actualmente debió ser construido o remodelado durante el reinado de Alfonso III, aunque también hay quien lo sitúa en tiempos de Alfonso I, y su finalidad era la misma que tenían de él los pueblos romanos, es decir, servía de protección contra las invasiones normandas.

Durante la edad media, el castillo de San Martín fue el principal centro del territorio hasta la fundación de la Puebla de Pravia. En el siglo XI se funda la iglesia de San Pedro de Soto donado al monasterio de San Vicente en Oviedo por el presbítero Geboldo. Otras donaciones efectuadas a entidades eclesiásticas son las siguientes: en 1180, de la Corona a favor de Menendo Menéndez, territorio comprendido en San Martín de Riberas; en 1220, varias tierras y heredades en el valle de Ranón a la Catedral de Oviedo. En 1360 y 1380, los Cotos de Ranón y de la Arena al monasterio de Cornellana, que los vendió en 1543 y en 1562 fueron vinculados por Gutierre de Miranda y Cienfuegos a favor de su hija Leonor.

El Castillo se convirtió durante esta etapa medieval en baluarte de luchas fratricidas como la de la sublevación del conde Alfonso Enriquez contra la casa Trastamara. En este periodo la fortaleza pasa a manos de la familia Quiñónes, hasta que en la época de los Reyes Católicos el corregidor Hernando de Veiga se hace con el título de alcalde de San Martín, sucediéndole en el cargo su hijo Juan de Vega. En 1565 el título pasa a manos de Bernaldo de Quirós, que lo ostenta hasta 1591. Ya en el siglo posterior el monarca nombra a Diego Miranda como administrador a perpetuidad de San Martín, teniendo la familia Mirandas el poder en los cotos de Muros, Ranón y San Martín.

El concejo de Soto perteneció hasta 1836 al municipio de Pravia, dentro del cual era el cuarto llamado de La Meruca. Eclesiásticamente pertenecía al arciprestazgo de Pravia de Aquençe. Así de este modo Soto forma ayuntamiento independiente el 29 de Diciembre de 1836, integrándose en su territorio los antiguos cotos señoriales.

Del siglo XVIII, se tiene constancia de la aparición en 1719-1720 de una peste que acabó con la vida de una cuarta parte de la población en la localidad de la Arena. Ya en tiempos más modernos, la vida económica del concejo sufre un gran despertar gracias a la actividad pesquera que tenía su epicentro en el puerto de La Arena, de la que se desprendió también un apogeo de la industria conservera. Está situación va a permanecer en continuo crecimiento hasta mitad del siglo XX en el que el sector presenta una crisis, y mucha mano de obra se dirige hacia la vecina Avilés. Hoy sin embargo la situación ha cambiado radicalmente, siendo la actividad turística y comercial la predominante en todo el concejo.

La construcción arquitectónica de mayor importancia dentro de Soto del Barco, corresponde al Castillo de San Martín, edificado o reconstruido sobre una fortaleza de la época Romana. El castillo consta de una torre de planta cuadrada y tres pisos, con ceñidas saeteras, sin cubrición y rematada en 16 almenas, unidas las angulares. Todo ello aparece rodeado de una cerca que llega hasta la orilla del río, y que en otras épocas incluía diversas construcciones como la iglesia de San Martín. Actualmente, el castillo presenta a su alrededor edificaciones del siglo XIX que incluye una vivienda con galería en voladizo en toda la parte superior, de madera y acristalada, balaustrada, fuente y área ajardinada.

Dentro de su arquitectura religiosa, sus edificaciones son casi todas de reciente construcciones, siglos XIX y XX, destacando la de Santa María de Las Riberas, de una sola nave y torre a sus pies. Otra de las iglesias es la parroquial de San Juan de La Arena, realizada en estilo neogótico.

De su arquitectura palaciega destacamos el palacio del marquesado de Ferrera en Ponte, con elementos propios de la arquitectura popular. En la parte baja, una puerta de arco de medio punto con escudo de la familia Ponte, del s. XVI. En su parte posterior, el piso alto tiene un corredor de madera. Al lado de la casa está la capilla, de nave única, y que guarda en su interior los cuerpos del matrimonio de los marqueses de Ferrera.

En el barrio de La Magdalena, en la capital, encontramos el palacio de la Magdalena, edificado en el siglo XVIII por los Llano Ponte, una familia de gran renombre en el concejo. Otro de los palacios de mención se halla en Riberas y corresponde al Palacio de Bouza.

Por último, hablaremos también de la construcción indiana en el territorio, que dejó grandes y variadas muestras en el concejo, destacando la casa de Los Cedros, que combina elementos historicistas con otros eclecticistas, y las escuelas de Riberas, construidas en 1920 por el arquitecto Enrique R. Bustelo.

Entre sus fiestas destacaremos:

En febrero, las de San Blas en Riberas. En el mes de mayo, son el día 16 las fiestas de San Isidro en Soto. En el mes de junio, el día 24 las fiestas de San Juan en La Arena y el día 29 las fiestas de San Pedro en Soto. En el mes de agosto, son las fiestas de San Roque en Ranón el día 16, San Lorenzo en La Corrada el día 10, las fiestas de Nuestra Señora de la Asunción en Riberas el día 15, las fiestas de San Martín en el Castillo y las fiestas de San Telmo en San Juan de La Arena.

Multitud de festejos se pueden disfrutar por todos los pueblos del concejo, donde la diversión está asegurada. Destacan de los celebrados en La Arena, la típica procesión marinera. Además hay que decir que a finales de Febrero o comienzos de Marzo, el concejo celebra un festival gastronómico de la angula, uno de los mayores manjares que nos deja el agua.

El escudo de Soto aparece acuartelado.

El cuarto 1º nos representa seis cuervos, de sable, colocados en dos hileras de tres cada uno, que son las armas del concejo de Pravia, al que perteneció durante un tiempo.

El cuarto 2º en campo de Plata, nos muestra un castillo de piedra sobre unas ondas fluviales, que guarda relación al castillo de San Martín y el río Nalón.

En el cuarto 3º en azur, vemos un escudo con cinco lises de oro y una espada en plata, con la punta hacia arriba. Todo ello está orlado por ocho cruces, y es la representación de las armas de la familia Ponte.

El cuarto 4º nos representa en Plata, una nave marina sobre unas ondas, y hace referencia a la representación heráldica del nombre del concejo.

Al timbre corona de Príncipe de Asturias

De la misma manera que la mayoría de los concejos del Principado de Asturias, Soto no tiene sancionado su emblema municipal, siendo las armas representadas en él, las que adoptaron los historiadores Bellmunt y Canella para la realización de su obra “Asturias”, y en las que ponen, supuestamente, los elementos más característicos de cada municipio.

Gran enciclopedia Asturiana.
Autor: Silverio Cañada.

Geografía de Asturias.
Ediciones: Prensa Asturiana S.A.

Asturias a través de sus concejos.
Ediciones: Prensa Asturiana S.A.

Heráldica institucional y vexilología del Principado de Asturias.
Ediciones: Principado de Asturias.
Autor: Eduardo Panizo Gómez.

.