Vegadeo

Alcaldía: D. César Álvarez Fernández
Capital: Vegadeo
Domicilio Social: Plaza del Ayuntamiento s/n 33770 VEGADEO
Población Año 2018: 3.866  habitantes
Teléfono: 985634022 / 985476045
Fax: 985476012
Página Webwww.vegadeo.es

ayto_vegadeo

El concejo de Vegadeo, antiguamente conocido como Vega de Ribadeo, se encuentra situado en la parte occidental de la región, más concretamente en la margen derecha del río Eo que hace de límite con la comunidad autónoma gallega. Limita al norte y al este con el concejo de Castropol, al sur con Villanueva de Oscos, Taramundi y San Tirso de Abres, y en su parte occidental con el río Eo y con una pequeña parte de San Tirso de Abres. Su superficie total es de 82 km2.

Desde el punto de vista geológico Vegadeo, presenta las mismas características que todo el occidente asturiano. Es decir, está compuesto en casi la totalidad de la superficie por pizarras antiguas, siendo las rocas predominantes la grauwacka y la cuarcita. La estructura de las pizarras es muy variable, rompiéndose habitualmente en hojas regulares muy idóneas para su uso en techumbres de edificaciones y cerco de fincas. También se da, aunque en mucha menor cantidad, una presencia de calizas en el norte del concejo, al borde de la ría y al sur en el límite con Santa Eulalia.

Su relieve se caracteriza por la llanura de sus vegas, y por lo accidentado del resto de la superficie del concejo y que se corresponde con la mayor parte del terreno. De esta manera, encontramos por el sur las sierras de La Bobia, y tirando más hacia el Oeste las sierras de Guiar y Piedrafita. En su parte oriental encontramos la loma de Agudelo y la Sierra de Peñaboa y al norte tenemos la loma de Porzún. Todos estos accidentes junto con algunas sierras del interior como la de Bedures, Fojo o Cruces configuran el terreno de Vegadeo, teniendo las alturas más acusadas por su parte meridional en Las Bobias y en Los Ourosos, donde se llegan a rondar los 1.000 metros.

Dentro de su red fluvial el accidente más destacado lo forma el río Eo, trazando durante su curso el límite con la provincia gallega de Lugo. Es un río caudaloso con gran tradición salmonera. Otro río importante en la zona es el Suarón, cuyo nacimiento se produce en la localidad de La Garganta, en Villanueva. Atraviesa el concejo de sur a norte, recibiendo a su paso multitud de aguas procedentes de diversos arroyos y riachuelos como el de la Mina o el Montouto, desembocando en el Eo en la capital. El arroyo de Monjardín nace en Taramundi y gracias al efecto de las mareas toma categoría de río en Vegadeo, desembocando en el Suarón poco antes de que éste ceda sus aguas al Eo. Los arroyos de la Ferrería y el de Louteiro también discurren por el concejo llegando ambos a desembocar al Eo.

El clima que presenta Vegadeo, es básicamente el mismo que el de toda la comarca, teniendo, dadas sus características geográficas, una mayor humedad y unas temperaturas más templadas, presentando una temperatura media anual de 14ºC, no sobrepasando casi nunca los 30ºC, ni descendiendo de los 0ºC.

En cuanto a su vegetación hay que decir que en Vegadeo la mayor parte de su superficie está compuesta de matorral en las zonas altas, y praderías verdosas en sus zonas medias y bajas. También podemos observar manchas boscosas de pinos y eucaliptos, así como otras especies autóctonas como el castaño y el roble, configurando en su totalidad un hermoso paisaje ideal para disfrutarlo. En cuanto a su fauna podemos encontrarnos en suelo de Vegadeo con especies animales como jabalís, corzos, liebres, rebecos, y truchas y salmones en sus ríos.

La villa de Vegadeo constituye la capital del concejo del mismo nombre desde la segunda mitad del siglo XX, en el que el ayuntamiento es trasladado desde Piantón. Se encuentra asentada a orillas del río Suarón, el cual cede sus aguas al Eo en el centro de la villa. Actualmente constituye el único núcleo urbano de toda la comarca abarcando a más de la mitad de la población total del municipio, siendo, a su vez el principal centro de servicios de la zona.

Desde que en la segunda mitad del siglo XIX, el concejo alcanzase su cota máxima de población con 7.487 personas, varias son las etapas que ha seguido la evolución aquí. Una primera abarcaría lo que sucede desde esa fecha hasta la primera década del XX, en la que la cifra desciende hasta 6.685 debido sobre todo a los movimientos migratorios hacia tierras ultramarinas, situación que marcó una época en la región. Otra etapa iría desde 1910 hasta 1930, donde gracias al florecimiento de incipientes industrias en la villa capital, la población aumenta en ceca de mil habitantes, cifra que se perdería casi en su totalidad en la década posterior a causa de la guerra civil. Otra de las etapas es la que va desde que acaba la contienda hasta la década de los sesenta, en la que se ve una estabilización de la población en torno a 6.000 habitantes, para llegar ya a la última etapa en la que se produce un lento pero continuo retroceso que abarca hasta nuestros días, presentando en la actualidad una cifra de 4.704 personas. Aún con este descenso, las estructuras demográficas del concejo no se encuentran muy desequilibradas, mostrándonos un índice de envejecimiento de 121 y una relación de sexos de 92 hombres por cada 100 mujeres. Sin embargo tenemos que decir, del mismo modo, que este equilibrio viene producido en una gran proporción por la influencia que ejerce la capital sobre todo el municipio.

Actualmente el concejo se encuentra dividido en seis parroquias, concentrándose más de la mitad de la población en la capital y sus alrededores, siendo lugar de destino de muchas personas naturales de otras localidades de Vegadeo.

En cuanto a la actividad económica del concejo, diremos que se encuentra bastante repartido el número de empleos entre los tres sectores, siendo el terciario el que mayor número genera. El sector primario representa a un 35,71% de la población activa, siendo la ganadería la actividad que mayor cantidad de gente emplea. La mayoría de las explotaciones trabaja con el ganado vacuno, con una orientación productiva claramente dirigida al sector lácteo.

El sector secundario y el de la construcción, representan a un 16,06% de las personas ocupadas, perteneciendo a la rama de la construcción el mayor número de los empleos, siguiendo la misma tónica que en el resto del Principado. También tienen una representación importante las industrias madereras y las transformadoras de los metales, aunque éstas muestren un claro retroceso hoy en día.

Por último el sector terciario es el que mayor número de empleos genera, con un total del 48,23%, cifra que se prevé que siga creciendo en los próximos años. El comercio y la hostelería representan la mayor proporción dentro de las distintas ramas e actividad, dándose esta actividad prácticamente en su totalidad en la villa capital, que se lleva el 90% del total.

El territorio de Vegadeo ya estuvo poblado desde tiempos prehistóricos, como lo demuestra el dolmen y los dos túmulos hallados en la Bobia. Varios son los pueblos que merodearon y se establecieron por la zona, como son los Egovarros, los Pésicos, los Cibarcos y los Albiones, pueblo al que pertenece la estela funeraria dedicada al príncipe y encontrada en 1932, conservada actualmente en el museo arqueológico provincial.

De la cultura castreña tenemos constancia de la existencia en el concejo de al menos ocho castros en Penzol, Meredo, Molexón, Montouto, Castromouran, Viladeaelle y dos más en Abres no excavados, perteneciendo la construcción de dichos asentamientos a tiempos prerrománicos. La época colonizadora romana también deja su influencia en el municipio como lo acreditan diversas prospecciones auríferas y el hallazgo de varias diademas de oro. Durante esta etapa pertenecía todo el territorio al convento jurídico de Lugo, cuyas posesiones llegaban hasta la ría de Navia.

En la época de la reconquista, Vegadeo se encuadra dentro de los límites de la región asturiana como concejo de realengo, realizándose en ese periodo de tiempo varias donaciones a la iglesia Ovetense efectuadas por la Corona asturiana y por gente particular, siendo una de las más destacadas la que donaba el monasterio de San Esteban de Pianton, que era en aquellos momentos el lugar más poblado y el centro de la comarca. En el año 1154, durante la celebración de las cortes en Salamanca, el rey Alfonso VII cede al obispado de Lugo tierras gallegas sobre las que tenía jurisdicción Oviedo, lo que origina conflictos entre los prelados, acabándose dicho enfrentamiento con la concesión a la mitra Ovetense de los terrenos comprendidos entre el río Eo y la ría de Navia, a lo que se le dio el nombre de “Honor del Suarón”. Se funda entonces en el año 1280 la puebla de Reboledo, aunque ésta no acata nunca de muy buen grado las órdenes eclesiásticas, lo que origina que en 1298 el obispo Fernando Alonso cree la Puebla y el gran concejo de Castropol como capital de la tierra de Ribadeo concediendo a sus habitantes un fuero parecido al de Benavente.

Pertenece de este modo el concejo de Vegadeo y en consecuencia todo el de Castropol, a la mitra Ovetense hasta tiempos de Felipe II, en la que se produce la famosa desamortización, mediante la cual se enajenaron bienes eclesiásticos a favor de la corona, con el fin de pagar los gastos originados en contiendas exteriores, situación ésta que provocó el consiguiente enfado de los Obispos, que no logran parar de ninguna manera dicha situación, ejecutándose aquí la venta en el año 1579. A partir de este momento todo el gran concejo de Castropol vive un periodo de gran prosperidad y bonanza, siendo el siglo XVIII, el máximo exponente de esta situación, donde gracias al buen emplazamiento del puerto, se estimula la industria y el comercio.

El siglo XIX sería uno de los más importantes dentro de la vida de Vegadeo por varios acontecimientos. El primero de ellos sería la guerra de la Independencia contra Francia, organizándose varias partidas para luchar contra la invasión, convirtiéndose la Vega del Ribadeo en una improvisada fábrica de armas donde se reunían personas que trabajaban en las fábricas de Oviedo, Trubia e incluso Toledo. El otro acontecimiento del siglo, y quizás uno de los más importantes de la historia, sería la constitución en Ayuntamiento Propio de toda la comarca de la Vega de Ribadeo, independizándose de Castropol, en el año 1836, estableciéndose la capital en Plantón hasta el año 1851 en que ésta es trasladada hacia la localidad de Vegadeo, actual emplazamiento.

Los últimos tiempos nos dejan un despoblamiento progresivo del municipio, aunque esperamos que gracias a las características geográficas, demográficas y sociales del concejo la situación cambie próximamente de rumbo.

La muestra más antigua hallada en el concejo y que presenta un gran valor artístico, se corresponde con la estela funeraria encontrada en la Corredoria en 1932, que estaba dedicada a un Príncipe Albión, tribu que se estableció por la zona. Hoy en día se conserva en el Museo Arqueológico de Oviedo.

Dentro de su arquitectura religiosa Vegadeo nos ofrece varias construcciones como la iglesia parroquial de Vegadeo de estilo historicista y edificada a finales del siglo XIX. Está estructurada en tres naves cubiertas con bóveda de arista. La fachada presenta un frontón triangular truncado por una torre-campanario con cúpula y linterna de azulejos rojos. Los huecos aparecen decorados con frontones triangulares y curvos.

También tenemos la iglesia parroquial de Meredo, construida en el año 1903 y que presenta planta de Cruz Latina. En Pianton encontramos la iglesia de San Esteban, originaria del siglo XII, aunque muy reformada durante los siglos XVI, XVII y XVIII.

En la localidad de Paramios observamos la iglesia Parroquial, con una estructura primitiva del siglo XII, aunque su construcción actual data de los siglos XVI al XVIII. Por último nombraremos del mismo modo, la iglesia parroquial de Abres reconstruida en 1774, y que presenta atrio con arcos, espadaña barroca y reloj de sol, guardando en su interior retablos con buena imaginería popular.

Su arquitectura civil y popular se presenta bastante abundante en Vegadeo. Así en la capital podemos contemplar el ayuntamiento, de la segunda mitad del siglo XIX. El piso de abajo presenta un pórtico con arquerías de medio punto. La rematan una balaustrada ciega y un reloj-campanario. En la plaza consistorial encontramos una fuente de 1881 con escultura de la diosa Ceres. Todavía en la villa tenemos la casa Villamil, situada en el Paseo de la Alameda. Presenta una bella fachada con presencia de balcones que guardan simetría y también de balaustres. Actualmente ocupa sus dependencias la casa de Cultura.

Otra obra importante es la antigua Fábrica de Cueros de Vegadeo, originaria de 1823, y situada en la orilla del río Suarón. Es un importante conjunto de edificios compuesto por una vivienda de dos pisos, a la que se accede por medio de una escalera situada bajo el pórtico y galería. La nave de la fábrica está estructurada en tres plantas con torre octogonal y otras instalaciones complementarias anexas que todavía guardan maquinaria, hogares y hornos de la época en la que estaba en funcionamiento.

En la plaza del Medal vemos la estatua de Venus Algálica y el quiosco de la música, construido en 1903 gracias a los ingresos procedentes de la población indiana. Fuera de la capital tenemos en Ferreira la casona de Parga, con Blasón y capilla. En Pianton vemos el puente de piedra, que sustituyó al antiguo de construcción Romana, y la casona de Rego. También Abres presenta obras importantes como el castillo de El Pividal, amurallado, con torre almenado y fachada barroca. Asimismo tenemos la casona medieval de La Rua con escalera y patín con balaustrada de piedra labrada. En fin, en multitud de lugares del concejo, nos podemos encontrar con casonas, palacios, y edificaciones de gran interés.

Entre sus principales fiestas, están:

Nuestra Señora de la Asunción y San Roque en Vegadeo en el mes de Agosto. Luego están las de Santa Marina en Meredo, las de Santiago y Santa Ana en Abres en el mes de julio y también tenemos las de San Román del Monte en Piantón

Las fiestas en el concejo de Vegadeo son múltiples y variadas, manifestándonos un gran valor cultural. Aparte de todas estas celebraciones festivas, cuenta el concejo con una importante feria de muestras, celebrada en la capital la segunda semana de Junio y donde se exponen distintos elementos y materiales agroindustriales y artesanos. También de gran valor, aunque en este caso religioso, es la celebración de la Semana Santa de Piantón donde se muestran unas importantes raíces históricas.

El escudo de Vegadeo presenta una representación acuartelada.

El primer cuartel partido, nos muestra la Cruz de Los Ángeles, en clara referencia a la dependencia durante siglos, que tuvo el concejo de la mitra Ovetense.

El segundo cuartel partido, nos enseña un castillo de piedra, flanqueado de dos palmas, del que florece un águila negra en su parte superior, surmontada del cuerno de la abundancia. Esto representa al escudo de Castropol, antiguo gran concejo al que perteneció Vegadeo hasta 1836.

En el tercer cuartel partido, observamos un castillo (Suarón) sobre un monte, en referencia al poder que ejerció en la antigüedad.

Al timbre corona real, abierta.

Es usado por el ayuntamiento sin sanción legal, tomando como referencia el emblema inventado por Bellmunt y Canella para su obra Asturias, y en la cual toman para la realización de tal emblema, los elementos más representativos de cada concejo. Actualmente, el escudo presenta la única salvedad de la utilización de la corona real, en vez de la del príncipe que usaron ellos.

Gran enciclopedia Asturiana.
Autor: Silverio Cañada.

Geografía de Asturias.
Ediciones: Prensa Asturiana S.A.

Asturias a través de sus concejos.
Ediciones: Prensa Asturiana S.A.

Heráldica institucional y vexilología del Principado de Asturias.
Ediciones: Principado de Asturias.
Autor: Eduardo Panizo Gómez.

.