San Martín de Oscos

Alcaldía: D. Pedro Álvarez Martínez
Capital: San Martín
Domicilio Social: Plaza de las Infantas s/n 33777 SAN MARTIN DE OSCOS
Población Año 2018: 393 habitantes.
Teléfono: 985626046
Fax: 985626000
Página Webwww.sanmartindeoscos.es

ayto_sanmartindeoscos

Concejo asturiano localizado en la comarca occidental de la región cerca del límite con Galicia. Limita al norte con el concejo de Illano, al sur con Grandas de Salime, al este con Pesoz y al oeste con Santa Eulalia y Villanueva de Oscos.

Desde el punto de vista geológico hay que decir que San Martín, presenta unas características similares a los concejos occidentales. Su terreno es en su mayor parte cambriano y siluriano, con predominio de la pizarra, deformado por la orogenia herciniana. La consistencia de las fajas de pizarra es variable, rompiéndose la mayoría de ellas en hojas más o menos grandes, y convirtiéndose en material de techumbre de casas. Hay que destacar también la existencia de una faja de cuarcita, como la que se extiende desde Piorno hasta Boimouro.

Ortográficamente hablando, podemos diferenciar dos zonas en el concejo. La septentrional, presenta una topografía mucho más complicada, con la presencia de grandes pendientes, siendo los cordales de San Isidro y del Eirelo sus alturas más destacadas. También presenta esta zona, las cuencas de los ríos más importantes como el Sotuelo, el Ahio y el Ferreira, formando grandes y profundos valles. La otra zona corresponde a la zona meridional, y comprende un relieve mucho más suave con altitudes que rondan los 900 metros, como el monte Marón (899 m) y el Sivela (888 m). Es una zona fértil y de cultivo fácil, dándose en ella unas condiciones para la vida humana mucho más favorables que en su parte norteña.

Sus ríos más importantes son el Ahio, el Sotuelo y el Ferreira, desembocando los dos últimos en el primero, que a su vez vierte sus aguas en el Agüeira en Pesoz. Pertenecen todos ellos a la cuenca del río Navia y discurren por la zona septentrional. De su zona más fértil hay que mencionar al río San Martín o Candal, también afluente del Agüeira. Aparte de todos estos ríos, San Martín es tierra de numerosos arroyos y riachuelos que fueron aprovechados tiempos atrás en molinos y ferrerías.

Su clima, aun dentro del general asturiano, es muy frío y duro en invierno, con veranos frescos y cortos. Son frecuentes en épocas invernales las nevadas, llegándose a producir éstas de manera copiosa y dificultando seriamente las comunicaciones por carretera del concejo.

Respecto a su vegetación, hay que diferenciar de la misma manera, la vegetación de montaña y la de ribera, siendo los bosques de castaño, robles y pinar los de mayor presencia en el concejo. Sus zonas meridionales presentan un terreno mucho más fértil y cultivable, produciéndose cereales como el trigo, centeno y maíz, además de buenas cantidades de patatas.

La capital del concejo es San Martín, emplazada en la parte meridional del territorio. Está situada a una altitud de 697 metros y en ella se agrupa el núcleo de población más importante del concejo con más de la mitad del total de habitantes. San Martín se encuentra enmarcado dentro de la comarca de los Oscos, contando toda la zona con un marcado y característico dialecto muy parecido a la lengua gallega.

La nota más característica de San Martín de Oscos durante buena parte del siglo XX, es la presencia de altibajos de población hasta la década de los sesenta en que se registra su cota más alta con 2.024 habitantes. A partir de esta fecha lo que realmente es característico de su población, es la pérdida paulatina y constante de ella, cayendo a niveles seriamente preocupantes que nos muestran una densidad hoy en día de 8,4 hab./km2. Este descenso que se observa, tiene su causa principal en el movimiento migratorio producido por motivos laborales, sobre todo de las mujeres jóvenes, que llega a alterar la estructura demográfica de la zona, donde vemos un envejecimiento de la población y un desequilibrio de sexos, siendo mayoritarios los varones, y que nos muestran una pirámide de población invertida.

La población actual se divide en cuatro parroquias que son las de Santa Leocadia de Illano, Santa María de Labiarón, San Martín de Oscos y Santiago de Pesoz, siendo San Martín la única que supera las 100 personas. También hay que reseñar como se dijo anteriormente, que la mayor parte de la población se localiza en su parte meridional, que presenta un terreno mucho más apto para la vida.

Desde el punto de vista económico, San Martín de Oscos presenta una gran dependencia del sector primario generando un 83,10% de los empleos locales. La ganadería es el motor que impulsa su economía, siendo el ganado vacuno el de mayor presencia en su territorio, claramente orientado hacia la producción de carne. Con respecto al cultivo y uso del suelo, los cultivos tradicionales de cereales, leguminosas y hortalizas son los más destacados, siendo el autoconsumo su finalidad primordial.

El sector secundario de la industria y la construcción, apenas tiene repercusión en el concejo, representando a un 3,87% de la población activa, perteneciendo la mayoría a edificación y obras públicas. Aunque hoy casi no tenga representación, hay que destacar la influencia de las ferrerías artesanas durante el siglo XVII, que utilizaban el hierro de la zona.

Del sector terciario de los servicios hay que resaltar que ha sido el único que va en aumento, representando en la actualidad al 13,03% de los empleos. Este crecimiento se debe sobre todo al aumento del turismo rural y activo, habilitándose en la zona para tal efecto, varias casas de aldea y hostales-restaurantes que ofrecen los platos típicos y tradicionales de la zona de los Oscos.

La historia del concejo de San Martín de Oscos presenta los mismos rasgos que los otros de la zona de los Oscos en la época prehistórica y la edad antigua y moderna hasta 1154, presentando una historia común con Santa Eulalia hasta el momento de la emancipación episcopal en 1584.

La primera presencia humana en territorio de San Martín se remonta al periodo neolítico, como así podemos aventurar gracias a los restos tumulares encontrados en Os Pedrousos (Teixeira). Así mismo aparecieron restos de antiguas explotaciones mineras en Arruñada, Piorno, Covas del Resalao, y los valles del Sotuelo y el Ahío.

Dentro de la edificación castreña hay que destacar los hallados en San Isidro y el Pico de la Mina, cerca de Bousoño situados ambos en zonas elevadas y con un claro motivo defensivo, encontrándose fosos, murallas y losas hincadas que demuestran lo anteriormente dicho. En relación con esta cultura, se encontró en Valderreixe una diadema realizada en oro y que es la diadema de San Martín de Oscos.

La existencia de minerales también atrajo a esta zona a gentes diversas con el fin de explotar sus minas, encontrándose en Tabladas y en la ribera del río Santalla restos de trabajos romanos relacionados con la fundición como los crisoles de piedra y los conos de escorias.

Durante la etapa medieval el concejo de San Martín conjuntamente con Santa Eulalia perteneció, gracias a la cesión realizada por el monarca Alfonso VII en 1154 a la iglesia de Oviedo, al gran concejo episcopal de Castropol. Los alcaldes episcopales de ambos concejos se presentaban a las juntas castropolenses en el campo de Tablado.

Esta situación de dependencia de la mitra continúa hasta 1584, año en el que gracias a la desamortización producida bajo mandato de Felipe II, y con la autorización del Papa Benedicto XIII, sus habitantes compran el territorio organizándose como municipio independiente y autónomo. Esta desamortización fue realizada por los gastos originados por las sucesivas guerras en las que estaba presente el reino español y que hicieron posible, gracias a la autorización Papal, la venta de los terrenos obispales a la gente del pueblo. El expediente de libertad comenzó en 1583, siendo un año más tarde cuando finaliza, alcanzándose entonces el título de villa.

De las épocas más actuales, hay que destacar la presencia en la guerra de la Independencia de numerosos “mozos” de los Oscos que se unieron a las tropas de Castropol, que se caracterizaron por su especial bravura y lucha por su territorio. En el siglo XX, al igual que el resto del Principado y del Estado, la guerra Civil asola el territorio, viviéndose situaciones difíciles, aunque hoy permanecen ya en el olvido.

Lo más destacado arquitectónicamente hablando, del concejo de San Martín es la integración de la vivienda dentro del medio natural en el que se encuentra encuadrado, con un aprovechamiento máximo de los materiales originados en su terreno, mayoritariamente la pizarra, aunque también se usa la madera y la piedra. Las casas suelen ser de dos pisos, destinándose el de abajo para la atención del ganado y el superior utilizándose para la vida humana. Además hay que destacar la construcción en los alrededores de la vivienda de construcciones destinadas principalmente para las actividades agropecuarias, como son los hórreos, cuya cubierta también es realizada mayoritariamente en pizarra.

Dentro de su arquitectura religiosa destacamos a la iglesia parroquial de San Martín, que data del siglo XIX, la capilla del Ecce-Homo, así como las diversas capillas rurales localizadas en los pueblos del concejo como las de San Miguel en Bousoño, Santa Marina en Mon y la de la casa Cabeza da Vila.

De su arquitectura popular y civil encontramos en San Martín el palacio Guzmán de Vegadeo, fundado en el siglo XVIII y que presenta en la puerta principal un escudo de armas. Hoy en día ha sido declarado monumento artístico. En la localidad de Mon encontramos el palacio de los Mon del siglo XVIII, y que presenta una torre del siglo XVI, sobre la que se edificó posteriormente el palacio.

Por último hay que hablar de los descubrimientos prehistóricos, así como de los castros y explotaciones mineras correspondientes a la época romana. Son importantes los campos tumulares hallados en Teixeira. Los castros de San Isidro y Pico de la mina nos muestran el carácter defensivo de estos, con la presencia de fosos, murallas y losas hincadas.

Entre sus principales fiestas, destacaremos.

La Fiesta del Carnaval, el Corpus Christi en San Martín en el mes de Julio y la Feria de San Martín el 11 de Noviembre.

Varias son las celebraciones festivas del concejo, teniendo elementos tradicionales que las hacen diferentes y atractivas para el turismo, que puede disfrutar de ellas a la vez que degusta los platos típicos y tradicionales de la comarca de los Oscos.

El escudo concejil toma la representación que hacen de él los historiadores Bellmunt y Canella para la realización de su obra “Asturias”, en la que recogen lo más característico de cada municipio.

Su escudo es medio partido y cortado.

El primer cuartel partido, representa sobre campo de azur, la Cruz de los Ángeles, como consecuencia de la dependencia obispal de su territorio.

El segundo cuartel partido, en gules, nos muestra una torre de la que sale un águila negra coronada por el cuerno de la abundancia, flanqueado todo ello por dos espigas a sus lados. Esto simboliza el poder ejercido sobre el territorio por el concejo de Castropol.

En el tercer cortado, observamos un guerrero que posee una espada en su mano derecha. En el centro aflora un árbol flanqueado por dos animales afrontados, y a su planta dos espadas colocadas en forma de aspas. También podemos ver en su zona siniestra como sale un brazo que empuña un sable. Este último cuarto representa la noble familia Mon. Actualmente el escudo carece de cualquier sanción legal.

Gran enciclopedia Asturiana.
Autor: Silverio Cañada.

Geografía de Asturias.
Ediciones: Prensa Asturiana S.A.

Asturias a través de sus concejos.
Ediciones: Prensa Asturiana S.A.

Heráldica institucional y vexilología del Principado de Asturias.
Ediciones: Principado de Asturias.
Autor: Eduardo Panizo Gómez.

.