Morcín

Alcaldía: D. Maximino García Suárez
Capital: Santa Eulalia
Domicilio Social: Carretera de Busloñe, 9 33162 SANTA EULALIA DE MORCIN
Población Año 2014: 2.811 habitantes.
Teléfono: 985783162 / 985783178
Fax: 985783192
Página Webwww.morcin.com

morcin

Concejo de pequeña extensión 50,05 kilómetros cuadrados, que forma parte de la comarca del Aramo. Está limitado al norte con Santo Adriano y Ribera de Arriba, al este con Ribera nuevamente y Mieres, al sur con Riosa y al oeste con Quirós.

Sus principales núcleos de población por número de habitantes son: Santa Eulalia su capital, las Mazas, Lugar de Abajo, Lugar de Arriba y Argame.

Su relieve está articulado por la sierra del Aramo en la que sobresalen picos como La Mortayal de 1.301 metros, El Gamonal de 1.712 metros y la Magdalena o Monsacro. También tiene pendientes muy acusadas, como lo demuestra el hecho de que el 97% de su territorio tiene desniveles del 20%. Su río principal es el Caudal con sus afluentes el Llano o Riosa y el Morcín. El Caudal modela profundos valles. Tiene el embalse de Los Afilorios que abastece entre otros municipios a Oviedo y las pequeñas lagunas del Mayeú d´Entrepuertes y Valdoveyes.

Su paisaje vegetal ofrece algunos bosques de robles, hayas, fresnos, castaños y manzanos. El sector suroccidental del municipio pertenece al Paisaje Protegido de la Sierra del Aramo. En su área montañosa viven corzos, zorros y jabalís.

La capital del concejo de Morcín es la villa de Santa Eulalia, en el valle del Caudal. Se ubica en el centro geográfico del concejo. Es un núcleo en continua expansión demográfica.

En 1990, esta localidad celebró el undécimo centenario de la parroquia de Santa Eulalia, que se remonta al año 896. Entre los edificios a destacar en esta villa están: la iglesia de Santa Eulalia y el Ayuntamiento.

En su último censo de 1996 tenía una población de 2.933 habitantes, teniendo una gran densidad de ocupación, cosa que nos llama la atención pues es un territorio de características marginales, esto es debido a las explotaciones de los yacimientos de carbón, y ello ha permitido tener una población superior.

Si nos remontamos a principios del siglo pasado su población aumento entre 1900 y 1960, llegando a alcanzar su población máxima con 4.287 habitantes, pero a partir de 1960 fue perdiendo población a un ritmo de 400 por década. Su estructura demográfica está marcada por un desarrollo de las personas adultas similar a la media Asturiana, tiene un 30% de jóvenes y un 24% de mayores. En cambio, sí tiene una baja representación de menores de 20 años ya que es el 21´6% de la población. Sus áreas de mayor densidad de población, corresponden al fondo de los valles de los ríos Caudal donde esta Argame, y en el río Morcín donde se halla la localidad de Santa Eulalia. Su mayor densidad se encuentra en la zona que conforma La Fox y los Mazas, donde se han construido las viviendas para la acogida de la población minera de Monsacro.

Su complicada orografía hace que la actividad ganadera y agraria este orientada al autoconsumo. Su economía esta basada en las industrias extractivas del carbón, inmersa en la crisis que afecta todo este sector.

Sus primeras muestras de presencia humana son restos del Paleolítico inferior y Medio, encontrándose restos de la cultura achelense en la zona del Pico Castiellu. Del Paleolítico superior hay que destacar una cabeza humana que más que esculpida está acondicionada sobre un canto de cuarcita.

De época de los metales cuenta con media docena de túmulos entre los que destacaremos Monsacro, Yofren y La Forca, también tiene restos castreños pero sin excavar como el Pico Llera.

De su periodo romano, han aparecido alguna estela, monedas y restos de minas pero se duda de su autenticidad.

En el periodo del reino Astur, cuenta con un relato legendario que relata el traslado en el siglo XIII de las reliquias que se custodiaban en San Salvador traídas desde Toledo, donde habían llegado procedentes de Jerusalén. Empezamos a encontrar documentación a partir del siglo X, así hay diferentes donaciones a la iglesia de Oviedo de tierras de este concejo, destacando donaciones como la que hizo la viuda del conde Gundemaro Piniolizo o las hechas por la reina Urraca de la villa de Argame a la iglesia de Oviedo. Hasta el siglo XII, no encontramos la primera referencia a Morcín, pero es de suponer que por esta fecha tuviera un carácter globalizador, que debía de ser parte de la extensa jurisdicción que la Mitra ovetense poseía en Asturias.

Durante los siglos XIV y XV, hay dos inventarios relativos a la iglesia de Oviedo que incluyen el llamado coto de Morcín. Ya existía por entonces el torreón Peñerudes con una gran situación geoestratégica. Este torreón se convertirá en el centro de un coto de jurisdicción laica, autónomo del eclesiástico de Morcín, vinculado a la familia Argüelles.

Con la desamortización de Felipe II, en el siglo XVI se puso en venta el coto de Morcín, la misma ciudad de Oviedo intento comprarlo en una clara política de expansión, pero fueron las propias gentes de Morcín quienes lo compraron y en 1579 es un concejo independiente con capital en la Pola de Castandiello y en el que no se incluía el coto laico de Peñerudes. Fueron los señores de este coto, la familia Argüelles, quienes aprovechando la debilidad de este nuevo Ayuntamiento se inmiscuyeron, haciendo desafíos a la legitimidad del Ayuntamiento. Finalmente la Cancillería de Valladolid falló a favor del concejo de Morcín.

En el siglo XIX, el coto de Pañerudes se incorpora al concejo de Morcín, consiguiendo el territorio que tiene en la actualidad. Es en la segunda mitad de este siglo cuando hay una gran transformación socioeconómica. Se empiezan las excavaciones mineras en las tierras entre Morcín y Riosa, en un primer momento fue estatal y su producción se destinaba a la fábrica de Trubia, pero la construcción del ferrocarril de Langreo deja a esta cuenca en una situación poco competitiva, provocando la privatización de las concesiones.

En el siglo XX, la actividad minera y el influjo de la cuenca del Caudal ya habían marcado las ideas del movimiento obrero. La revolución de Octubre de 1934 contó con la participación minera del concejo durante la guerra Civil y estuvo en la zona Republicana hasta su caída en 1937. Su capital es trasladada a Santa Eulalia en 1939, experimentando este concejo un gran desarrollo debido a la reactivación minera, se perfora el pozo principal denominado Monsacro, este será adquirido por HUNOSA, se construye la carretera nacional 630 y las extracciones se destinan a ENSIDESA, lo que trae un gran crecimiento demográfico y de desarrollo hasta los setenta en que empezaría la crisis en el sector minero que traería una reconversión de la economía local hacia actividades ganaderas o nuevas actividades reindustrializantes, como es un nuevo sector con gran auge que es el turístico.

El patrimonio artístico de Morcín incluye:

Sus primeras muestras de presencia humana son restos del Paleolítico inferior y Medio, encontrándose restos de la cultura achelense en la zona del Pico Castiellu. Del Paleolítico superior hay que destacar una cabeza humana que más que esculpida está acondicionada sobre un canto de cuarcita.

De época de los metales cuenta con media docena de túmulos entre los que destacaremos Monsacro, Yofren y La Forca, también tiene restos castreños pero sin excavar como el Pico Llera.

De su periodo romano, han aparecido alguna estela, monedas y restos de minas pero se duda de su autenticidad.

En el periodo del reino Astur, cuenta con un relato legendario que relata el traslado en el siglo XIII de las reliquias que se custodiaban en San Salvador traídas desde Toledo, donde habían llegado procedentes de Jerusalén. Empezamos a encontrar documentación a partir del siglo X, así hay diferentes donaciones a la iglesia de Oviedo de tierras de este concejo, destacando donaciones como la que hizo la viuda del conde Gundemaro Piniolizo o las hechas por la reina Urraca de la villa de Argame a la iglesia de Oviedo. Hasta el siglo XII, no encontramos la primera referencia a Morcín, pero es de suponer que por esta fecha tuviera un carácter globalizador, que debía de ser parte de la extensa jurisdicción que la Mitra ovetense poseía en Asturias.

Durante los siglos XIV y XV, hay dos inventarios relativos a la iglesia de Oviedo que incluyen el llamado coto de Morcín. Ya existía por entonces el torreón Peñerudes con una gran situación geoestratégica. Este torreón se convertirá en el centro de un coto de jurisdicción laica, autónomo del eclesiástico de Morcín, vinculado a la familia Argüelles.

Con la desamortización de Felipe II, en el siglo XVI se puso en venta el coto de Morcín, la misma ciudad de Oviedo intento comprarlo en una clara política de expansión, pero fueron las propias gentes de Morcín quienes lo compraron y en 1579 es un concejo independiente con capital en la Pola de Castandiello y en el que no se incluía el coto laico de Peñerudes. Fueron los señores de este coto, la familia Argüelles, quienes aprovechando la debilidad de este nuevo Ayuntamiento se inmiscuyeron, haciendo desafíos a la legitimidad del Ayuntamiento. Finalmente la Cancillería de Valladolid falló a favor del concejo de Morcín.

En el siglo XIX, el coto de Pañerudes se incorpora al concejo de Morcín, consiguiendo el territorio que tiene en la actualidad. Es en la segunda mitad de este siglo cuando hay una gran transformación socioeconómica. Se empiezan las excavaciones mineras en las tierras entre Morcín y Riosa, en un primer momento fue estatal y su producción se destinaba a la fábrica de Trubia, pero la construcción del ferrocarril de Langreo deja a esta cuenca en una situación poco competitiva, provocando la privatización de las concesiones.

En el siglo XX, la actividad minera y el influjo de la cuenca del Caudal ya habían marcado las ideas del movimiento obrero. La revolución de Octubre de 1934 contó con la participación minera del concejo durante la guerra Civil y estuvo en la zona Republicana hasta su caída en 1937. Su capital es trasladada a Santa Eulalia en 1939, experimentando este concejo un gran desarrollo debido a la reactivación minera, se perfora el pozo principal denominado Monsacro, este será adquirido por HUNOSA, se construye la carretera nacional 630 y las extracciones se destinan a ENSIDESA, lo que trae un gran crecimiento demográfico y de desarrollo hasta los setenta en que empezaría la crisis en el sector minero que traería una reconversión de la economía local hacia actividades ganaderas o nuevas actividades reindustrializantes, como es un nuevo sector con gran auge que es el turístico.

Entre las principales destacaremos:

El 17 de enero, llas fiestas de San Antón, que se celebran con actos religiosos, cantos medievales, degustación de nabos, productos de la matanza y el famoso queso de´afuega´l pitu’. Como broche, el primer domingo después de San Antón, tiene lugar el Certamen del Quesu d´Afuega´l Pitu, donde se presentan las diferentes modalidades de este queso.

En Monsacro, se destacan dos fiestas: la de Santiago, el día 25 de julio, y la de la Magdalena, el 15 de agosto. En ambas hay celebraciones y la típica romería.

En Foz tiene lugar la fiesta de la Virgen de La Probe durante la segunda semana de septiembre. También en esta localidad está la ronda de Aguilanderos, el día de Nochebuena, donde hay grupos de jóvenes que cantan Villancicos y piden el aguinaldo, luego éste será repartido por el cura de la localidad.

Este escudo ha sido diseñado para el concejo, basándose en los principales hechos que marcaron este territorio.

Su escudo es:

En gules Cruz de los Ángeles en oro y piedras preciosas, cantonada de cuatro flores de lis.

Su Cruz de los Ángeles es el símbolo del Arzobispado de Oviedo, figura en el escudo de este concejo por que sus tierras fueron cayendo bajo el dominio del Arzobispado en donaciones sucesivas. El campo rojo del escudo y las flores de lis son las armas del linaje de los Argüelles que son cinco flores aunque aquí sólo sean visibles cuatro.

Gran ATLAS del Principado de Asturias.
Ediciones: Nobel S.A.

Asturias a través de sus concejos.
Ediciones: Prensa Asturiana S.A.

Heráldica Institucional y Vexilología del Principado de Asturias.
Autor: Eduardo Panizo Gómez.
Ediciones: Principado de Asturias.

 

 .

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies