Declaración de la FACC sobre la gestión del lobo en Asturias

Las Comisiones de Desarrollo Rural y Medio Ambiente de la Federación Asturiana de Concejos, en reunión conjunta celebrada este viernes, 19 de febrero, aprobaron una declaración en la que se insta a la Ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera Rodríguez, y al Secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán Fernández, “a reformular la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres de Régimen de Protección Especial (LESPRE), en los términos acordados el día 4 de febrero, teniendo en cuenta la distinta distribución de la especie en el conjunto de las Comunidades Autónomas”.

Esta declaración, que se elevará a la Comisión Ejecutiva de la FACC para su ratificación, fue presentada por la tarde al Consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, en una reunión telemáticamente con los Ayuntamientos asturianos. También se remitió a todas las Entidades Locales por si estiman oportuno sumar su apoyo a través de un acuerdo plenario.

La declaración también incluye “solicitar y apoyar al Gobierno del Principado de Asturias para que tome cuantas medidas políticas, administrativas y jurídicas sean necesarias para evitar esta homogeneización del status del lobo en cualquier lugar del territorio español, con independencia de su presencia en el mismo”. Además también se solicita y apoya al Gobierno del Principado de Asturias para que “garantice la prevalencia del Plan de Gestión del Lobo y su aplicación en el ámbito de nuestra Comunidad Autónoma”.

En su argumentación, este documento estima que la propuesta de inclusión del lobo en el LESPRE “trae consigo graves consecuencias políticas, sociales y económicas para el conjunto de nuestra Comunidad Autónoma, pero sobre todo para nuestro medio rural y nuestros ganaderos y ganaderas”. Y en este sentido se expone que “la Ministra Ribera, con esta decisión, agrede una vez más a nuestra Comunidad Autónoma” al considerar que “dar la misma protección al lobo en toda España, sin tener en cuenta la incidencia de la especie en los distintos territorios, es un ataque directo contra los ganaderos y ganaderas asturianas y un ataque directo contra el medio rural asturiano, que acentuará aún más los problemas de la Asturias vaciada”.

En la declaración de la FACC también se afirma que esta decisión “vulnera cualquier lógica de gestión de una especie que no puede legislarse de igual forma en todo el territorio español, debido a su irregular distribución geográfica y su especial presencia en las Comunidades Autónomas del noroeste de España”. Además se recalca que el Principado de Asturias tiene un Plan de Gestión del Lobo, que, aunque deba revisarse y garantizar su cumplimiento a través del Programa Anual de Actuaciones, es necesario defender en todos los ámbitos”.