Las Regueras

AlcaldíaDª. María Isabel Méndez Ramos
Capital
Santullano
Domicilio Social
Santullano,1 33190 SANTULLANO
Población Año 2014:
1.916 habitantes.
Teléfono
985799045
Fax
985799515
Página Web
www.lasregueras.es

lasregeras

Concejo asturiano situado en la zona central de la región, a medio camino entre Oviedo, Gijón y Avilés, y que toma el nombre por la abundancia de corrientes de agua, riachuelos y regueros que bañan todo el suelo del municipio. Limita por el norte con los concejos de Illas y Llanera, al sur con Grado, al oeste con el de Candamo y al este con los de Oviedo y Llanera. Su extensión total abarca una superficie de 65,80 km2, siendo las localidades de Escamplero y Santullano (capital del concejo) las que mayor número de personas agrupan.

El terreno de Las Regueras corresponde principalmente al devoniano, presentando cuatro clases de rocas distintas, la arenisca, la pizarra, la margosa y la caliza. La arenisca nos muestra varias intercalaciones de cuarcitas, dándose en el territorio la arenisca gris o parda y la roja. La roja se muestra cargado de oxido de hierro en muchas ocasiones, lo que le da cierto carácter de mineral de hierro, y la gris es muy utilizada para el uso de piedra de construcción. Las pizarras nunca llegan a constituirse en hojas grandes como sucede en el occidente de la región, alternando aquí con areniscas, grauwacka e incluso calizas. Éstas también se presentan muy variadas, presentándose en las zonas más accidentadas del concejo como ásperas puntas. En casi toda la formación devoniana, los ríos, riachuelos y corrientes de agua, corren paralelos al sentido general del terreno, que toma una dirección noroeste-suroeste.

El relieve no presenta unos accidentes destacados, constituido por montes, colinas y picos de poca altitud. Las mayores alturas se dan por el tercio occidental, con la presencia de dos alineaciones paralelas, la sierra del Cogollo por una parte, y las de Burafán, Pedroso y del Peral por la otra. En todas estas montañas las alturas se sitúan alrededor de los 600 metros.

Su red hidrográfica es variada y múltiple, siendo el río Nalón, accidente geográfico que hace de límite por el sur, su principal exponente y al que van a parar la mayoría de las corrientes de aguas que hay diseminadas por todo el suelo municipal. El río Nora también discurre por el concejo, señalando en la mayor parte de su recorrido el límite entre Las Regueras y Oviedo. Otros ríos del municipio son el Soto y el Andallón, afluentes del Nalón por su parte derecha.

Todas estas características orográficas, así como su situación cercana al mar, determinan aquí un clima caracterizado por unas temperaturas moderadas, una abundancia de las nieblas, sobre todo en las proximidades del río Nalón, y una humedad muy grande. También hay que destacar la presencia de fuertes rachas de viento, siendo los provenientes del noroeste y del nordeste los que muestran una mayor virulencia.

En cuanto a su vegetación, hay que decir que últimamente ésta se encuentra bastante reducida, por culpa sobre todo de la acción devastadora de las personas, talando e incluso quemando mucha superficie boscosa de manera indiscriminada. Aún así todavía podemos ver algunas manchas de robles y de castaños en los fondos de los valles, y bosques de ribera de alisios y álamos siguiendo el curso de los ríos. Actualmente y fruto de recientes repoblaciones, especies como los pinos y eucaliptos, ocupan buena parte del territorio de Las Regueras.

La Capital del concejo de Las Regueras es la localidad de Santullano, incluida en la parroquia de San Julián. Presenta un caserío disperso, con una población en torno a los 150 habitantes. Esta dispersión domina toda la comarca, estableciéndose las aldeas en las laderas de solana con el fin de lograr un mayor aprovechamiento de pastos y cultivos. Todo el concejo perteneció a dominio obispal durante siglos, siéndole otorgada al municipio la última de las cartas pueblas que se concedieron en Asturias.

La situación de la población durante todo el siglo pasado y lo poco que llevamos de este nos deja unas situaciones diferentes y unas conclusiones bastantes claras y concisas. Con todo la evolución del concejo en cuanto a su población, nos muestra dos etapas bien diferenciadas. Una primera, que va desde comienzos de la centuria pasada y que alcanza hasta al mitad del siglo, en la que se produce un crecimiento constante que nos deja una cifra máxima de 4.359 habitantes. La segunda etapa comienza en esta fecha y sigue todavía actualmente, y en ella la tendencia anterior cambia de rumbo produciéndose un retroceso en la población, que hace que hoy Las Regueras presente una población de 2.155 habitantes. Esta regresión es debida sobre todo a la falta de perspectivas en la economía local, basada principalmente en el sector agropecuario, y también a la cercanía de los centros industriales de la región, aunque esta circunstancia, aunque parezca raro, ha ayudado a sostener las pérdidas haciendo que éstas no fueran mucho más grandes.

Con todas estas circunstancias, las estructuras demográficas del concejo empiezan a presentar cierto desequilibrio, con un envejecimiento de la población cada vez más numeroso, y una falta de nacimientos bastante considerable. Actualmente la población se encuentra dispersa en seis parroquias, Biedes, Santullano, Soto, Trasmonte, Valduno y Balsera, siendo la localidad de Escamplero la más poblada de todos los núcleos de población con más de 200 habitantes.

La actividad económica del concejo, como ya se dice líneas arriba, gira alrededor del sector agropecuario, empleando a casi el 71,96% de la población activa de Regueras, siendo uno de los pocos municipios de la comarca central asturiana que todavía dependen mayoritariamente de él. La ganadería es la actividad principal en Las Regueras, teniendo las explotaciones una mayoría de ganado vacuno, estando su producción claramente dirigida hacia el sector lácteo, como así lo demuestra el predominio de la raza frisona sobre todas las demás.

El sector secundario y de la construcción, apenas si tiene representación aquí, ocupando al 3,21% de la población, cifra casi despreciable. La rama de la construcción y la de la madera, papel, artes gráficas y edición son las únicas que tienen representación dentro del sector, teniendo la particularidad de que mucha de la mano de obra disponible en el concejo se traslada a Oviedo, Avilés o Gijón, dada la cercanía del concejo con estos tres grandes núcleos industriales y de población.

Por último el sector terciario de los servicios representa a un total del 24,83% de los empleos locales, siendo el único de los tres que progresa positivamente, con un crecimiento constante durante estos últimos años. El comercio representa la mayor concentración de personas ocupadas dentro de este sector, dándose la mayoría de las licencias en la capital, Santullano y en Escamplero.

Ya desde tiempos prehistóricos el concejo de Las Regueras estuvo habitado, como lo demuestran los restos líticos hallados en Valduno y Soto, cronológicamente relacionados con el paleolítico inferior y el Musteriense. También se han encontrado restos paleolíticos en las cuevas de La Paloma, La Oscura, Sofoxó, La Ancenia y Las Mestas. De la época neolítica también se han hallado vestigios históricos, teniéndose constancia de la aparición de diversos campos tumulares en Trasmonte y Piedrafita.

Dentro de los asentamientos castreños se han encontrado varios poblados fortificados, como los de Los Vallaos, en Valduno, el Castrillón de Areces y el pico Ruedes de Balsera, correspondiendo la construcción de todos ellos a la etapa de la edad de hierro. La época colonizadora romana, deja el testimonio de varias construcciones en el territorio, agrupándose en torno a villas y explotaciones agrícolas. A este periodo corresponde del mismo modo, una estela funeraria del siglo II, encontrada en la iglesia de Valduno y que estaba dedicada a Sestio Munigálico, hijo de Progeneo Quadrato. También dejó en el municipio el paso de una antigua calzada romana que iba de Astorga a Lugo de Llanera, y que tuvo una gran importancia en las comunicaciones con el occidente Astur hasta que en el siglo XIX se construyó la carretera a Grado por Trubia.

En la época de la monarquía Asturiana varias son las referencias documentales que hay de los monasterios de Santa María de Balsera, San Martín de Escamplero, San Juan de Trasmonte y San Pedro de Nora, rodeándolos caseríos, villas y grandes plantaciones. Durante esta época el obispado de Oviedo se hace con el poder de la mayor parte de la superficie municipal, gracias a las donaciones efectuadas por distintos reyes, así como gente particular, siendo una de las más importantes la realizada por Ramiro II en la que se cedían las iglesias de Nora, Valduno, Balsera y Viado.

Por culpa de las disputas que tenían los poderes eclesiásticos de Oviedo y Lugo, el rey Alfonso VII, bajo recomendación Papal, tuvo que convocar a ambas preladías, para poner fin a tal discusión, concediéndole al obispado Asturiano entre otras, la jurisdicción total del territorio que abarcaba los ríos Nora y Nalón, en la cual se encontraba el municipio de Las Regueras. Años más tarde el monarca Fernando II cede todo el territorio que poseía la corona en el concejo, pasando a quedar bajo jurisdicción total de la mitra Ovetense. Varios son los encomendadores que rigieron los destinos de Las Regueras durante la dominación eclesiástica, siendo Rodrigo Álvarez de las Asturias y Pedro Menéndez Valdés dos de los más destacados. Durante este periodo el obispo Diego otorga al municipio en 1.421 la Carta Puebla, siendo la última de las concedidas en toda la región Asturiana.

Esta situación de dependencia acaba en el año 1.587, bajo mandato de Felipe II, y en la que se produce la famosa desamortización de los bienes eclesiásticos por parte de la corona con el fin de pagar los suculentos gastos en los que incurrió la corona Española por causa de las diversas batallas en las que se había metido. De esta manera Las Regueras queda constituida como municipio independiente estableciéndose la capital en la localidad de Viado.

Como ya comentamos anteriormente la antigua calzada romana tuvo gran trascendencia durante un largo periodo de tiempo, teniendo gran importancia dentro del peregrinar a Santiago, estando encuadrada dentro de la llamada Ruta del Francés. A raíz de esto dos son los “hospitales de peregrinos” que hubo en toda la zona, uno en Escamplero, citado en un documento de 1.409, y otro en Premoño llamado de Santa Ana.

En tiempos más actuales el suelo de Las Regueras acoge batallas encarnizadas, tanto en la guerra de la independencia contra las tropas francesas, como en la contienda Civil Española, dejándonos un territorio deprimido,  y que con el paso de los años se han ido subsanando aquellas heridas, siendo en la actualidad el municipio de Las Regueras un bonito sitio donde poder disfrutar de la vida.

La obra artística más destacada del municipio de Las Regueras, corresponde a la iglesia Prerrománica de San Pedro de Nora, que aunque se supuso en un primer momento que fue donada por Alfonso III, hoy en día se atribuye a la época de Alfonso II, ya que guarda gran parecido con la de San Julián de Los Prados de Oviedo, fundada bajo su mandato. Está estructurada en tres plantas, con cabecera triple de testero recto, pórtico a los pies y cámaras laterales adosadas, estando las tres naves separadas por pilares y arcos de ladrillo que tienen una altura considerable y una gran esbeltez.

Otro edificio que presentaba elementos artísticos importantes era la iglesia románica de Balsera, actualmente desaparecida, y la cual tenía un ábside de planta semicircular y una bonita decoración en capiteles, rinconeras y ventanas.

El resto de edificaciones religiosas del concejo ya presentan características más modernas, pudiendo contemplar en Valduno, la iglesia de Santa Eulalia, de nave única con planta en cruz latina. Al exterior muestra un amplio imafronte con óculos, espadaña de doble vano y remates de pináculos.

Los templos de Santa María de Soto, San Juan de Trasmonte, San Martín de Biedes y la ermita de Santa Ana en Premoño, nos muestran el estilo típico rural asturiano, con realización de mampostería y ligera decoración.

Dentro de la arquitectura civil y popular tenemos el conjunto señorial de Bolgues, que cuenta con un palacio construido desde el siglo XVI al XIX, y que tiene un importante y bonito patio interior cubierto de madera, donde también se ubica la escalera principal. También posee una capilla fundada al mismo tiempo que el palacio y reconstruida posteriormente en el siglo XVIII.

En Santullano encontramos el palacio de Viado, que presenta un escudo de grandes proporciones situado en la fachada principal. La Casona de Ardage en Valduno, con una bonita galería con arcos de medio punto, y la Casona de la Caballera en Puerma, también con una capilla adosada, testimonian del mismo modo una importante presencia solariega en la zona.

Otras edificaciones interesantes como los molinos que señalan los ríos Soto y Andallón, y los típicos hórreos, algunos fuertemente decorados, completan el patrimonio arquitectónico del concejo, integrado perfectamente en su paisaje.

Entre sus fiestas, destacaremos.

En el mes de junio, son las fiestas de San Juan en la localidad de Trasmonte el día 24.

En el mes de julio, son las fiestas de El Carmen en Escamplero el día16.

En el mes de agosto, hay diferentes fiestas: La Sacramental en la localidad de Valduno primer domingo, la Sacramental en Santullano, segundo domingo y las fiestas de La Sacramental en Soto, tercer domingo.

En el mes de septiembre, son las fiestas de El Cristo en Biedes.

Numerosas son las fiestas que se conmemoran en el concejo de Las Regueras, teniendo todas ellas su importancia, mezclándose durante sus celebraciones las tradiciones más antiguas con otras más contemporáneas. Así en todas ellas podemos disfrutar tanto del sentir religioso, como el folklórico, uniendo a todo ello una importante tradición gastronómica, elemento fundamental en la mayoría de las celebraciones festivas del Principado de Asturias.

El escudo es partido

Primer cuartel, en azur la representación de la Cruz de los Ángeles, simbolizando el poder que tuvo sobre el territorio el obispado de Oviedo durante siglos.

El segundo cuarto nos muestra siete lanzas de oro con la punta mirando hacia arriba, y que representa a los siete escuderos de Las Regueras, que pasaron a la historia por haber escoltado al príncipe Enrique de Trastámara, en la persecución sufrida por parte de su hermano, el rey Pedro I.

Al timbre, corona real cerrada.

Gran enciclopedia Asturiana.
Autor: Silverio Cañada.

Geografía de Asturias.
Ediciones: Prensa Asturiana S.A.

Asturias a través de sus concejos.
Ediciones: Prensa Asturiana S.A.

Heráldica institucional y vexilología del Principado de Asturias.
Ediciones: Principado de Asturias.
Autor: Eduardo Panizo Gómez.

.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies